REUNIÓN EN REDES DE ALTA TENSIÓN

Se llevó a cabo una reunión en Redes de Alta Tensión en la que participaron los jefes que perciben la bonificación  por afectación al servicio y sus delegados. Hicimos un análisis profundo de la situación por la presión de la empresa para reparar algunas fallas en las líneas de alta tensión  que podían llegar a afectar al servicio.  En primer lugar deslindamos la responsabilidad porque no había una afectación al servicio, por lo que dejamos en claro cuál es la función de cada uno de los compañeros que están afectados al servicio.  Analizando la función que les corresponde al personal de jefatura afectado al servicio,  verificamos que lo que les corresponde son tareas de programación, coordinación y planificación de las tareas, correspondiendo además la responsabilidad de conformar los grupos de trabajo en ocasión de fallas intempestivas de las líneas de 132  y 66 kV.

¿Por qué explicamos esto? Porque con aproximadamente siete compañeros que están comprendidos en la afectación total al servicio, se cubre la guardia pasiva que tiene una extensión de siete días, la que se rota entre todos los integrantes.  Ante la convocatoria del Centro de Control, a cualquier hora y en cualquier día sea hábil o feriado, los jefes de guardia  acuden inmediatamente a verificar el daño sufrido por una o algunas líneas de alta tensión.  Posteriormente convocan a los grupos de trabajo, que no están afectados al servicio y que no cobran el 86%, para reparar la línea afectada.

Esto es normal y permanente cuando no hay ninguna medida de fuerza.  Ante la falla de una o varias líneas, se verifica la magnitud y localización de la mima y posteriormente se arman los grupos de trabajo para la realización de la reparación tal como se hizo toda la vida.

Durante el tiempo que los compañeros de Redes de Alta Tensión mantuvieron el Estado de Asamblea,  advertimos la presión por parte de la empresa para que el trabajo de reparación lo realizaran los compañeros afectados al servicio, incluidos los jefes de  Redes de Alta Tensión.  Una de las fallas producidas durante el conflicto, fue la salida de servicio de la línea de 132 kV Pilar-Este, que si bien producía un estado crítico en el Sistema Interconectado, no implicaba una afectación directa al servicio.

Debe comprenderse que para realizar el trabajo son necesarias condiciones físicas especiales para trabajar en altura, por lo que el personal con afectación al servicio, por razones estrictas de seguridad, no están habilitados a realizarlas.  La empresa debiera analizar que poner en riego la vida humana es un aspecto muy relevante para la Superintendencia de Riesgos  del Trabajo, que ya ha cuestionado a nuestra empresa dos años atrás.  Por este motivo, le aclaramos a la empresa  que los compañeros que están afectados al servicio no están obligados a hacer el trabajo de reparación, sino  que están obligados a coordinar, organizar y monitorear los trabajos.

En cambio, la empresa sí habría incurrido en la afectación al servicio por cuanto no proveía el equipamiento necesario para trabajar con normalidad y seguridad, por lo que los compañeros adoptaron el Estado de Asamblea. O sea que lejos de ser los compañeros de Redes de Alta Tensión quienes afectaban al servicio, en realidad son las políticas empresarias que frenan  la actualización del equipamiento que necesita este sector, ya que la mayoría de los vehículos que tienen –equipos pesados- están fuera de norma por la falta de renovación del equipamiento.

Quedó explícito  que detrás de la presión de la empresa, hubo una intención de introducir cuadrillas privadas y nosotros no vamos a permitir que esto suceda en Redes de Alta Tensión, porque este trabajo lo venimos haciendo desde hace muchos años con total eficacia.

Indudablemente hay labores que debido a la cantidad insuficiente de trabajadores, demoran más tiempo que el que podría demorar si se contara con el personal suficiente y con la provisión de grúas, camiones, tractores como corresponde para la realización del mantenimiento de la red de alta tensión que abarca toda la provincia.

Otro de los temas que venimos analizando, es la protección en el trabajo con tensión de los sectores de Redes de Alta Tensión. Me preocupa que la empresa no comprenda que hay que tener un resguardo especifico frente a este tipo de tarea, no tan sólo por una cuestión de seguridad sino también por los equipos que se utilizan para esta labor importantísima que realiza EPEC.

Estuvimos hablando con los compañeros que trabajan con tensión para que se les brinde un lugar adecuado para que no tan sólo tengan las comodidades necesarias, sino también para que esté resguardado el equipamiento que requiere de extremos cuidados, para que sus características técnicas no salgan de norma. Vemos que desde la empresa esto no se tiene en cuenta, si bien sabemos que se está trabajando en un proyecto para que en la Central Bazán se construya una estructura importante para poder albergar a los compañeros de Redes, pero la empresa debería ocuparse de brindar la comodidad necesaria en esta transición.

Todas estas medidas que adoptan nuestros Cuerpos Orgánicos son sin afectar al servicio y con guardias mínimas. Esto siempre lo señalamos en cada comunicado, pero debe quedar claro que cuando un sector entra en conflicto, ejercen un derecho que está amparado por la Constitución. Nosotros nunca hemos afectado al servicio, pero también seamos claros, hay tareas que no se pueden hacer únicamente con los jefes, para eso están los grupos de trabajo.

Entonces, cuando hay una conflictividad la empresa debe ocuparse de resolver el problema que generó el conflicto y no tratar de presionar a los jefes para que resuelvan lo que la empresa no resolvió para la compra de un vehículo. En la reunión estuvo presente nuestro asesor letrado  Dr. Oscar Luque, quien explicó que los compañeros cuentan con el cubrimiento legal que les garantiza la organización sindical.

DONACIÓN PARA LOS COMPAÑEROS DE REDES DE ALTA TENSIÓN

Nuestro Sindicato ha donado diez colchones y una cocina de primera marca para el refugio de Redes de Alta Tensión ubicado en Altas Cumbres.  Este refugio es utilizado por los trabajadores cuando les toca trabajar en el inhóspito ambiente de Pampa de Achala, en oportunidad de cortes de conductores o caída de las torres de la línea  de 132 kV Molinos-La Viña provocadas por las intensas nevadas.