CARTA EDITORIAL

Nuestra solidaridad con Maximiliano Pereyra, su
familia y sus compañeros de trabajo
Nuevamente se ha producido un accidente de trabajo por lo que es grande la
preocupación de nuestra organización sindical. De parte de la empresa también la
responsabilidad es grande por lo que se deberán instrumentar los mecanismos para
conocer pormenorizadamente las causas que originaron el accidente. Es lógica también
la enorme preocupación existente en los trabajadores de Redes de Alta Tensión como en
el Gremio en su conjunto producto de una descarga eléctrica de alta tensión recibida por
el compañero Maximiliano Pereyra. Cuando hablamos de la vida de un compañero
debemos ponernos en alerta nuevamente y la pregunta que nos hacemos es cuántos
accidentes tendrán que seguir produciéndose en un sector para que se adopten medidas
concretas para evitarlos.
La preocupación que tiene el sindicato es tratar no tan solo de detectar los errores, si es
que los hubo, que generaron este nuevo accidente, sino reactivar los planes de
capacitación, reclamar la provisión del equipamiento necesario y si es preciso, revisar y
mejorar los protocolos de maniobras en alta tensión para que se cumplan correctamente.
Para la prevención de accidentes en la red, el sistema de comunicación es tan importante
como la utilización de la pértiga para detectar tensión y la colocación de las tierras
adicionales, así como las autorizaciones para trabajar en la red mediante las licencias de
trabajo y licencias de consignación.
Nuestra preocupación por esta problemática no es por los accidentes que afectan a los
compañeros de Redes de Alta Tensión solamente, sino también porque ocurren otros
accidentes como el que afectó a un compañero de la Guardia Este que si bien hoy en día
su vida no corre peligro, las secuelas del accidente han dejado en su cuerpo marcas que
le quedan para toda la vida.
Pero una cosa es un accidente y otra cosa son incidentes en los que se podrían haber
cometido errores, para lo que es necesario llegar al fondo de la cuestión para corregir lo
que sea necesario, corregir para que no vuelvan a producirse. Nuestro Representante
Sindical en la Comisión de Higiene, Seguridad y Medicina del Trabajo Darío Pacheco
una vez informado sobre el accidente, se hizo presente casi de inmediato en el Instituto
del Quemado donde fue derivado el compañero accidentado. Al mismo tiempo,
personalmente desde nuestro sindicato nos comunicamos con el Delegado Calderón y
luego con los compañeros que habían intervenido en la maniobra para conocer el estado
del compañero Pereyra. También nos comunicamos con la dirección de la empresa, con
el Subgerente de Gestión de Personal y Mejora Continua Dr. Zarza y con el jefe de
Medicina Laboral Dr. Maldonado, para que fueran encaminando todos los
procedimientos necesarios para la asistencia del compañero accidentado. En los días
subsiguientes, junto a nosotros, otros miembros del Consejo Directivo, especialmente el
Secretario de Finanzas y Administración Fernando Navarro, el Secretario de Acción
Social y Deportes Luis Pereyra, el Subsecretario de Obra Social Carlos Maldonado, el
Representante Sindical en la Comisión de Higiene, Seguridad y Medicina del Trabajo
Darío Pacheco y Alfredo Seydell, hemos estado al servicio de la integridad del
compañero Maximiliano Pereyra y de la asistencia a su familia. También fue
fundamental la asistencia de nuestra Obra Social, ya que el Dr. Andrés Chianalino
personalmente tramitó ante el Hospital Garrahan la provisión de piel para el trasplante
necesario. Por otro lado se ha trabajado asesorando a los compañeros en la elaboración
de los informes correspondientes para que se pueda llegar a la determinación de las
causas que determinaron que se produjera el accidente.
Al Consejo Directivo le preocupa la situación de extrema delicadeza que significa que
se haya producido un nuevo accidente, por lo que consideramos que no se trata de
buscar un culpable para sancionarlo, sino que se analicen las maniobras y los
procedimientos que se llevaron a cabo que lamentablemente desembocaran en un
accidente.
Continuaremos tramitando ante la empresa cursos de capacitación especiales para los
compañeros que trabajan con riesgo eléctrico o de cualquier otro tipo, porque es
necesario actualizar los conocimientos en forma continua como así también revisar
periódicamente los protocolos de maniobras. Pero sobre todo debemos mejorar el
sistema de comunicación porque es fundamental para garantizar la seguridad durante el
desarrollo de las maniobras en la red eléctrica, no debemos olvidar que un accidente en
nuestra actividad entraña la posibilidad de provocar la muerte del trabajador, tal como
lamentablemente ha ocurrido en algunos casos y que en otros casos ha dejado secuelas
tremendas tanto en la parte física como en la síquica de los compañeros afectados por
una descarga eléctrica.
Tanto en el accidente del compañero Pereyra como en todos los casos, siempre el
sindicato estuvo a la altura de las circunstancias asistiendo al compañero accidentado y
a su familia.
Los responsables del Area Seguridad de la empresa no deben dejar de lado la premisa
de que la capacitación evita que se produzcan accidentes, tanto como la debida
utilización de los elementos de seguridad.
Volvemos a advertir a nuestros afiliados, que quien o quienes en forma anónima
aprovechan esta situación desgraciada para sembrar dudas o causar confusión, en lugar
de contribuir a mejorar la situación de los trabajadores, en realidad consciente o
inconscientemente buscan fracturar a la organización sindical que es la única
herramienta que verdaderamente defiende los intereses de los trabajadores. Aclaramos
al Gremio que no es a través del anonimato que podremos mejorar y crecer, sino que
por el contrario, nos corresponde como trabajadores actuar orgánicamente si es que
realmente queremos contribuir al bien del Gremio.
Nuestra solidaridad con el compañero Maximiliano Pereyra y para su familia mientras
transcurre este duro trance, nuestro respaldo a todos los compañeros de Redes de Alta
Tensión en estos momentos tan complejos para ellos porque cuando un compañero
padece un accidente, al día siguiente y a los días subsiguientes, el resto de los
compañeros al tener que subir a la línea a trabajar, inevitablemente tienen que evaluar
si se están haciendo las cosas bien o se están haciendo mal porque sabemos que es
particularmente doloroso cuando los accidentes graves se producen en el mismo sector.
Tenemos que aplicar las normas de seguridad establecidas y tenemos que respetar los
protocolos de maniobras a rajatabla.
El Gremio siempre estuvo, el Gremio siempre está y siempre estará para salvaguardar la
integridad de los trabajadores.
Jorge Molina Herrera Gabriel Suárez
Secretario Adjunto Secretario General

Nuestra solidaridad con Maximiliano Pereyra, su familia y sus compañeros de trabajo Nuevamente se ha producido un accidente de trabajo por lo que es grande la preocupación de nuestra organización sindical. De parte de la empresa también la responsabilidad es grande por lo que se deberán instrumentar los mecanismos para conocer pormenorizadamente las causas que originaron el accidente. Es lógica también la enorme preocupación existente en los trabajadores de Redes de Alta Tensión como en el Gremio en su conjunto producto de una descarga eléctrica de alta tensión recibida por el compañero Maximiliano Pereyra. Cuando hablamos de la vida de un compañero debemos ponernos en alerta nuevamente y la pregunta que nos hacemos es cuántos accidentes tendrán que seguir produciéndose en un sector para que se adopten medidas concretas para evitarlos. La preocupación que tiene el sindicato es tratar no tan solo de detectar los errores, si es que los hubo, que generaron este nuevo accidente, sino reactivar los planes de capacitación, reclamar la provisión del equipamiento necesario y si es preciso, revisar y mejorar los protocolos de maniobras en alta tensión para que se cumplan correctamente. Para la prevención de accidentes en la red, el sistema de comunicación es tan importante como la utilización de la pértiga para detectar tensión y la colocación de las tierras adicionales, así como las autorizaciones para trabajar en la red mediante las licencias de trabajo y licencias de consignación. Nuestra preocupación por esta problemática no es por los accidentes que afectan a los compañeros de Redes de Alta Tensión solamente, sino también porque ocurren otros accidentes como el que afectó a un compañero de la Guardia Este que si bien hoy en día su vida no corre peligro, las secuelas del accidente han dejado en su cuerpo marcas que le quedan para toda la vida. Pero una cosa es un accidente y otra cosa son incidentes en los que se podrían haber cometido errores, para lo que es necesario llegar al fondo de la cuestión para corregir lo que sea necesario, corregir para que no vuelvan a producirse. Nuestro Representante Sindical en la Comisión de Higiene, Seguridad y Medicina del Trabajo Darío Pacheco una vez informado sobre el accidente, se hizo presente casi de inmediato en el Instituto del Quemado donde fue derivado el compañero accidentado. Al mismo tiempo, personalmente desde nuestro sindicato nos comunicamos con el Delegado Calderón y luego con los compañeros que habían intervenido en la maniobra para conocer el estado del compañero Pereyra. También nos comunicamos con la dirección de la empresa, con el Subgerente de Gestión de Personal y Mejora Continua Dr. Zarza y con el jefe de Medicina Laboral Dr. Maldonado, para que fueran encaminando todos los procedimientos necesarios para la asistencia del compañero accidentado. En los días subsiguientes, junto a nosotros, otros miembros del Consejo Directivo, especialmente el Secretario de Finanzas y Administración Fernando Navarro, el Secretario de Acción Social y Deportes Luis Pereyra, el Subsecretario de Obra Social Carlos Maldonado, el Representante Sindical en la Comisión de Higiene, Seguridad y Medicina del Trabajo Darío Pacheco y Alfredo Seydell, hemos estado al servicio de la integridad del compañero Maximiliano Pereyra y de la asistencia a su familia. También fue fundamental la asistencia de nuestra Obra Social, ya que el Dr. Andrés Chianalino personalmente tramitó ante el Hospital Garrahan la provisión de piel para el trasplante necesario. Por otro lado se ha trabajado asesorando a los compañeros en la elaboración de los informes correspondientes para que se pueda llegar a la determinación de las causas que determinaron que se produjera el accidente. Al Consejo Directivo le preocupa la situación de extrema delicadeza que significa que se haya producido un nuevo accidente, por lo que consideramos que no se trata de buscar un culpable para sancionarlo, sino que se analicen las maniobras y los procedimientos que se llevaron a cabo que lamentablemente desembocaran en un accidente. Continuaremos tramitando ante la empresa cursos de capacitación especiales para los compañeros que trabajan con riesgo eléctrico o de cualquier otro tipo, porque es necesario actualizar los conocimientos en forma continua como así también revisar periódicamente los protocolos de maniobras. Pero sobre todo debemos mejorar el sistema de comunicación porque es fundamental para garantizar la seguridad durante el desarrollo de las maniobras en la red eléctrica, no debemos olvidar que un accidente en nuestra actividad entraña la posibilidad de provocar la muerte del trabajador, tal como lamentablemente ha ocurrido en algunos casos y que en otros casos ha dejado secuelas tremendas tanto en la parte física como en la síquica de los compañeros afectados por una descarga eléctrica. Tanto en el accidente del compañero Pereyra como en todos los casos, siempre el sindicato estuvo a la altura de las circunstancias asistiendo al compañero accidentado y a su familia. Los responsables del Area Seguridad de la empresa no deben dejar de lado la premisa de que la capacitación evita que se produzcan accidentes, tanto como la debida utilización de los elementos de seguridad. Volvemos a advertir a nuestros afiliados, que quien o quienes en forma anónima aprovechan esta situación desgraciada para sembrar dudas o causar confusión, en lugar de contribuir a mejorar la situación de los trabajadores, en realidad consciente o inconscientemente buscan fracturar a la organización sindical que es la única herramienta que verdaderamente defiende los intereses de los trabajadores. Aclaramos al Gremio que no es a través del anonimato que podremos mejorar y crecer, sino que por el contrario, nos corresponde como trabajadores actuar orgánicamente si es que realmente queremos contribuir al bien del Gremio. Nuestra solidaridad con el compañero Maximiliano Pereyra y para su familia mientras transcurre este duro trance, nuestro respaldo a todos los compañeros de Redes de Alta Tensión en estos momentos tan complejos para ellos porque cuando un compañero padece un accidente, al día siguiente y a los días subsiguientes, el resto de los compañeros al tener que subir a la línea a trabajar, inevitablemente tienen que evaluar si se están haciendo las cosas bien o se están haciendo mal porque sabemos que es particularmente doloroso cuando los accidentes graves se producen en el mismo sector. Tenemos que aplicar las normas de seguridad establecidas y tenemos que respetar los protocolos de maniobras a rajatabla. El Gremio siempre estuvo, el Gremio siempre está y siempre estará para salvaguardar la integridad de los trabajadores.

Secretario Adjunto :Jorge Molina Herrera                                        Secretario General:Gabriel Suárez