MERECIDO HOMENAJE A FAMILIARES DE EX PRESOS POLITICOS

El colectivo Nacional de Ex Presas, Ex Presos Políticos y  Familiares de Argentina organizó el 2° Acto de Homenaje  a los familiares, vecinos y amigos que “resistieron la impunidad de los maltratos y humillaciones por parte de los represores y cómplices, rodeándonos de amor, solidaridad y resistencia” , según las palabras de los compañeros ex presos. El emotivo acto tuvo lugar el pasado sábado 10 de setiembre en el auditorio “Agustín Tosco” de nuestro Sindicato. A las 18 hs., el Coro de Ex Presos Políticos por la Patria Grande “Contra Coro al Resto” dio inicio al homenaje, entonando las estrofas del Himno Nacional Argentino. Luego de su intervención, los maestros de ceremonia JogeLewit y “Tintina” González invitaron al escenario a nuestro Secretario General Gabriel Suárez, quien se dirigió a la nutrida concurrencia, y visiblemente conmovido rememoró su propia historia familiar, cuando en los años más oscuros de nuestra historia su padre Jerónimo Suárez, histórico dirigente del Sindicato de la Madera, también sufrió la persecución y la cárcel, y su familia la incertidumbre de desconocer su paradero, por lo que consideró absolutamente necesario el homenaje, además de manifestar la voluntad de este gremio en seguir acompañando a los organismos de derechos humanos y la sociedad toda en la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia. Lo acompañaron en el escenario el Secretario de Prensa Dante Maldonado, el Secretario de Cultura y Turismo Guillermo Figueroa, el coordinador de la Sub Comisión de Derechos Humanos Alfredo Seydell y Roxana Maldonado. Finalizadas sus palabras, los organizadores le hicieron entrega de una caja confeccionada artesanalmente por los alumnos de la extensión áulica del Campo de la Ribera, que contenía copias facsimilares de cartas que muchos familiares y ex presos enviaron a sus seres queridos durante la dictadura, además de una imagen que resumía la esencia del encuentro. Luego, se sucedieron las palabras de compañeros y familiares, la entrega de obsequios y recordatorios a los homenajeados, intervenciones artísticas a cargo de Patricio Torne y Pablo, Mariano Saravia, nuestra compañera Roxana Maldonado, una pareja de bailarines chaqueños que interpretaron a través de la danza contemporánea un poema recitado por el compañero ex preso Armando “Papacho” Benítez y una canción de Violeta Parra, y el grupo Fuerza y Pezón. La noche transcurrió en un clima de emoción permanente, recuerdos felices y amargos, pesar por los compañeros que ya no están, lágrimas de reencuentro entre compañeros de celda que desde su liberación, hace 40 años, no volvieron a verse, ex presos acompañados por sus hijos por primera vez en un acto de homenaje, todos los presentes muy conmovidos y agradecidos también de que la actividad se realizara en el histórico Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba, que tantas veces cobijó las reuniones de trabajadores, estudiantes y militantes, durante aquellos años de lucha por un país mejor para todos.

Palabras de Gabriel Suárez

“Compañeros, compañeras, en nombre del Consejo Directivo les extiendo el agradecimiento por celebrar en nuestra Sala Agustín Tosco el Segundo Encuentro del Colectivo Nacional de Ex Presas y Ex Presos Políticos y de Familiares.

Teniendo en cuenta la historia de nuestra organización sindical, la historia del Gringo Tosco, la historia de los cordobeses que sufrieron la represión, sufrieron las persecuciones, el encarcelamiento, la tortura, el asesinato  y las desapariciones y teniendo conciencia  que nuestro gremio tiene muy mucho de esa historia, creamos una Subcomisión de Derechos Humanos para que se pudieran difundir todas y cada una de las cosas que pasaron, para no dejar nunca de recordar a nuestros 30 mil compañeros desaparecidos. Y lo decimos con la responsabilidad de seguir manteniendo viva la historia de nuestra organización sindical, esa historia que nos compromete con la sociedad, por eso siempre decimos que un trabajador sin memoria no sabe lo que sucedió en el pasado, entonces no puede trabajar fuertemente en el presente y muchos menos puede construir un futuro si se ha dejado en el medio el conocimiento de todo los que nos pasó.  Lo que queremos para la Juventud es mantener viva esa enseñanza que nosotros somos como decimos querer ser en una provincia muy particular, en la Córdoba de la resistencia, la Córdoba universitaria, la del Cordobazo, y con la memoria del compañero Agustín Tosco a la cabeza del gremio demostrando que la unidad entre todos los sectores sociales es posible.  Y siendo esa la consigna, indudablemente debemos desarrollar una política fuerte de respeto por los derechos humanos consagrándola a través de la Subcomisión que creamos, con el compromiso de que nuestra organización sindical incorporará en su estructura la Secretaría de Derechos Humanos.

En lo personal, viene a mi memoria un montón de momentos que me tocó vivir en mi adolescencia cuando cada dos por tres, siendo el hijo mayor de la familia de un secretario general que hace pocos meses falleció, el Secretario General del Sindicato de la Madera Jerónimo Suarez, decía que siendo el hijo mayor de esta familia, al sentir el dolor al tomar conocimiento que estaban detenidos, empezábamos la peregrinación para saber en qué cárcel estaban alojados y tratar de saber si estaban vivos, porque eso era lo esencial, y como hijo mayor me tocaba sostener a la familia para que no se cayera en esos momentos.  Sentía la obligación de estar fuerte para que mi viejo también estuviera fuerte.  También tengo el orgullo de decir que cuando los dirigentes de las organizaciones sindicales intervenidas  no se podía juntar debido a la represión, el Sindicato de la Madera fue el que recibió a cada uno de los distintos gremios de la provincia de Córdoba para armar la política de resistencia contra una dictadura que tanto daño le hizo a la República Argentina, en especial al Sindicato de Luz y fuerza de Córdoba.

Por eso el compromiso que tenemos como gremio, un compromiso que nos han enseñado ustedes, no tan sólo por el sostenimiento como decía recién de la familia que es uno de los reconocimientos que se quiere hacer en este evento, a esa familia que sufrió, que aguantó y que nunca va a olvidar a nuestros 30 mil desaparecidos, porque de esa manera, por cada uno de ellos tenemos que duplicar el esfuerzo para garantizar un país digno donde vivir, porque todo lo que tenemos hoy es producto de la resistencia que se dio después de haber derrotado a la dictadura militar. Pero esto no termina aquí, si queremos honrar a nuestros 30 mil desaparecidos, debemos impedir que cualquier gobierno como el actual que pretenda excluir socialmente a cualquier trabajador, va a encontrar la resistencia de todos y cada uno de los que estamos hoy acá y de todos los sindicatos que están dispuesto a pelear.

En nombre del Consejo Directivo y de los compañeros de la Subcomisión de Derechos Humanos, un abrazo fraterno para todos ustedes y el compromiso de seguir estando juntos, porque nuestra causa es noble y cuando la nobleza de una causa se mantiene en el tiempo, vamos a lograr nuestros objetivos.

Siempre estamos presentes

El 2º Encuentro del Colectivo Nacional de Ex presas y Ex Presos Políticos y Familiares que se desarrolló en nuestra Sala Agustín Tosco, fue una jornada muy emotiva producto del esmero de quienes estuvieron a cargo de la organización.  Tuve la  posibilidad de hacer la apertura, de darles la bienvenida y recibir una distinción de parte de los organizadores por el aporte realizado permanentemente a la memoria por parte de Luz y fuerza de Córdoba.  Este reconocimiento indudablemente jerarquiza a la institución sindical a la cual uno representa.

Fue emotivo porque se relataron muchas cuestiones que hacen a la vida de cada uno, a lo que vivió cada ex presa y cada ex preso político e indudablemente el reconocimiento de la familia que fue la que hizo el aguante, la que les dio las fuerzas y en muchos casos todavía siguen velando por aquellos compañeros que sufrieron tortura y persecución.

Estas cuestiones son las que hacen que uno tenga que estar presente para seguir teniendo memoria para poder construir a partir de las cosas que nos hicieron en el pasado, ser fuertes en el presente y crear entre todos un futuro distinto, para tener una vida digna, con plena libertad y con la posibilidad de ser escuchados en donde necesitemos expresarnos.

El agradecimiento de nuestra organización sindical fue dado  a mi cargo como secretario general producto del reconocimiento que tiene nuestro gremio, que siempre ha estado y está al lado de los trabajadores y las trabajadoras que fueron perseguidos y privados de su libertad por pensar distinto, por eso quiero evocar a nuestros 30 mil desaparecidos y entre ellos hay compañeros de Luz y Fuerza de Córdoba, compañeros que tuvieron que enfrentar la tortura, los tormentos psicológicos y el exilio. Justamente, esta encuentro pretende hacer memoria y que no se olvide ninguno de aquellos sucesos que tanto daño provocaron a la clase a la que pertenecemos, la clase trabajadora, pero también a estudiantes y a diversas organizaciones sociales que de alguna manera dignificaron el sostenimiento de la democracia y la construcción pluralista para poder ser libres y expresarnos como corresponde.

Gabriel Suárez, Secretario General

Juan José Muñoz

–  Es muy importante para el compañero Claudio Sosa que sus compañeros de trabajo lo acompañen hoy, porque se está rememorando todo aquello que sufrió su padre en la dictadura.

–  Sí, es así. Él es un buen compañero y en estos momentos debemos estar junto a él, dándole aliento para que la familia salga adelante.

Edgar Cechino

–  ¿Cómo están viviendo esta jornada especial junto al compañero Claudio Sosa y su padre?

–  Nosotros apoyamos este 2º Encuentro de Ex Presos Políticos y especialmente a un compañero cuyo padre padeció la represión al igual que otros compañeros de trabajo que hoy no están, por eso estamos aquí y día a día estaremos en contra de la represión a los trabajadores. Creo que tenemos que seguir insistiendo para que nunca más vivamos aquella represión.

Gabriel Guisiano

–  Como trabajador joven ¿pensás que es necesario que los compañeros y compañeras revaloricen estos eventos que hacen a la memoria, verdad y justicia?

–  Sí claro, los compañeros tenemos que estar siempre unidos para que lo que pasó no vuelva a pasar nunca más. Yo soy una persona joven y tengo poco conocimiento de esa época, pero he escuchado a mi viejo y a los padres de los compañeros y la verdad que me da mucha tristeza. Ojalá no suceda más.

Claudio Sosa

–  ¿Cómo te sentís en este momento?

–  Muchas gracias por todo lo que están haciendo para que no se olvide lo que pasó en la dictadura, la tortura, las desapariciones, y no nos olvidemos de los compañeros que han luchado para que hoy día este gremio siga en pie y sea parte de la historia de Córdoba.

–  ¿Qué te dijeron del secuestro de tu padre?

–  Yo tenía dos años cuando lo secuestran, y en 1978 lo recuperamos gracias al esfuerzo de mi abuelo, que vuelve a encontrarse con su hijo que estaba preso.

Se lo llevan del taller Electromecánico. Pasamos muchas situaciones, la familia no dormía, recorrimos muchos lugares y gracias a Dios y a la voluntad de la familia lo recuperamos como pasó con otros compañeros que estuvieron desaparecidos y luego aparecieron con vida. Mi padre tiene historia en este gremio, estuvo al lado de Agustín Tosco y después de 11 años de tortura hoy lo tenemos vivo.

Gracias a él pertenezco a este gremio y a esta empresa que espero siga estatal e integrada, por nuestros compañeros, por nuestros hijos y nietos.

–  ¿En qué año ingresaste a EPEC?

–  Ingresé en el año 2003 y estoy trabajando en Mantenimiento Subterráneo de San José de Calasanz, que es un sector modelo por su lucha, sacrificio y muchas horas de trabajo y de ausencia en el hogar. Calasanz es como un segundo hogar, pero no queremos olvidarnos de dónde venimos.

–  Crees necesario, más allá de que vivamos en democracia, que todos nuestros compañeros se interesen y participen en este evento para tomar conciencia del significado del NUNCA MÁS.

–  Me gustaría y también me gustaría que se difunda más la historia de los compañeros que fueron presos políticos y de los compañeros desaparecidos como Di Toffino y Vives. Hay un poco de conciencia, pero nos hemos olvidado de otros compañeros y quisiera que se los recuerde porque ellos también son parte de Luz y Fuerza y su lucha.

Estoy orgulloso de los compañeros que me vinieron a acompañar y todo fue por una comunicación telefónica con el encargado que está de turno ahora, a quien le comenté de esto en Luz y Fuerza y por eso los compañeros se acercaron.

Me gustaría que se difunda más para que se tome mayor conciencia de lo grande que ha sido y es este gremio y lo importante de estar hoy aquí y tener esta camisa puesta que dice EPEC.

–  Todas las semanas el Eléctrum dedica un espacio valioso a los derechos humanos, ¿consideras que el sindicato va en el camino correcto?

–  Está en el camino correcto, pero el tema de los derechos humanos tendría que llegar más a los sectores de trabajo. Sería bueno una visita en la semana, si bien tenemos turnos rotativos, en algún momento determinado los compañeros de derechos humanos podrían acercarse porque es necesario hacer memoria.

Juan Carlos Sosa

–  ¿Qué recuerda del horror que le tocó experimentar como prisionero de la dictadura?

–  El 23 de mayo de 1977 soy secuestrado de mi lugar de trabajo en Villa Revol. Me trasladan y me torturan en el Campo de la Ribera y en la cárcel de San Martin, permaneciendo 18 meses detenido-desaparecido. En 1979 me llevan a La Plata y allí me identifica mi familia y puedo acceder a una defensa. Hasta entonces, mi esposa estuvo peregrinando con nuestros tres hijos de 2, 4 y 6 años.

–  ¿Cómo fue su militancia en Luz y Fuerza de Córdoba?

–  Fui delegado de mi sector y miembro de los últimos nueve consejos directivos que triunfaron sobre el “intruso” Palacios. Recuerdo a inolvidables compañeros como Tomás Di Toffino, Alberto Caffaratti y Mario Bialet.

–  Estos encuentros son un verdadero ejercicio de memoria para fortalecer la democracia y edificar un mejor futuro.

–  Es sumamente importante que se realicen estos encuentros no sólo por ser ex preso político y mi esposa una miembro de familiares de ex detenidos y desaparecidos, sino además para que el pueblo se haga eco de muchos hechos que no se conocen, que estuvieron ocultos. Son una forma de sacarlos a la luz y que se esclarezca todo lo ocurrido en nuestra patria, desde la dictadura hasta acá, incluso antes del golpe del 76.

Tengo la autoridad moral para hablar de lo que vivimos nosotros y nuestras familias y así poder encontrar lo que venimos buscando hace años: verdad y justicia.