2º ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES LUCIFUERCISTAS EN VILLA GESELL

Compañeras de nuestro Sindicato compartieron tres jornadas de capacitación y confraternidad

Entre los días 21 y 23 de septiembre se realizó el Segundo Encuentro Nacional de Mujeres Lucifuercistas en Villa Gesell, en el Hotel Intersur de nuestra Federación, que fue organizado por FATLYF a través del Departamento de la Mujer que depende de la Secretaría de Organización e Interior.

En representación de Luz y Fuerza de Córdoba participaron las compañeras Sabrina Pereyra, vocal del Consejo Directivo, y Vilma Gómez, docente de nuestro Jardín Materno Infantil Rayito de Luz. Todas las compañeras invitadas fueron recibidas por la Secretaria de Prensa de la Federación, María Alejandra Roldán.

Del encuentro participación 46 mujeres militantes de cada uno de los sindicatos de Luz y Fuerza del país, quienes a lo largo de tres jornadas de confraternidad pudieron capacitarse a través de un taller de Oratoria y Comunicación y compartir las distintas realidades de cada uno de los sectores en los que diariamente se desempeñan como trabajadoras.

El primer día, la Secretaria de Prensa María Alejandra Roldan brindó una charla a todas las compañeras en la cual estuvieron presentes el Subsecretario General de FATLYF Robert Caula y el Secretario de Organización e Interior Mario Rojas, quien recalcó la importancia de la militancia de la mujer en el ámbito gremial.

En la segunda jornada se formaron grupos coordinados por Gabriel Fada, especialista en Taller y Comunicación, que abordaron la comunicación interpersonal, intercambiando puntos de vista sobre diversos temas. Cada grupo elaboró y planteó sus ideas mediante proyectos dirigidos a las autoridades de la Federación.

El Segundo Encuentro de Mujeres Lucifuercistas tuvo su cierre con un acto encabezado por el Secretario General de la Federación Guillermo Moser, en el que hizo entrega de certificados y elogió a todas las compañeras que asistieron al evento.

Así evaluó Vilma Gómez lo vivido en Villa Gesell: “Fue gratificante esta experiencia que me dio la oportunidad de conocer otras compañeras y las realidades de los distintos sectores de trabajo y organizaciones sindicales. La lucha día a día es la misma para todas y el objetivo común es el de no perder las conquistas obtenidas, con el compromiso que eso conlleva por pertenecer a un gremio tan importante, con la historia que lleva forjada.

El trabajo que está realizando la Secretaría de la Mujer en la FATLYF permite que se puedan forjar militantes de casta, porque la lucha continúa.

En mi caso, pude contar sobre el trabajo que hacemos junto a mis compañeras docentes en el Jardín Materno Infantil Rayito de Luz, que es el único en el país que pertenece a una Empresa de Energía y está avalado por un Sindicato, en nuestro caso Luz y Fuerza de Córdoba. En el taller de discurso donde debíamos presentar un proyecto, se pensó en eso, fundar jardines maternales en los distintos sindicatos del país, idea que gusto y sorprendió a muchas mujeres, que les encantaría contar con este servicio que beneficiaría a todos los trabajadores afiliados. Realmente puedo decir que volví feliz y agradecida por esta posibilidad de representar al Sindicato de Córdoba, en tan significativo encuentro”.

Por su parte, la compañera Sabrina Pereyra hizo hincapié en la necesidad de revalorizar como militantes de nuestro gremio la historia y las conquistas de Luz y Fuerza de Córdoba: “Mas allá del curso en sí, creo que está estratégicamente realizado, teniendo cuenta las distintas personalidades. Lo más importante para mí fue compartir con las compañeras sus experiencias en donde, entre charla y charla, pude notar la diferencia abismal que existe a nivel sindical y empresa, indiscutiblemente a nuestro favor, todo esto gracias al trabajo y esfuerzo de nuestros compañeros en actividad y de los compañeros jubilados que están y los que no están entre nosotros, por defender a la empresa con lealtad, fuerza y convicción que merece EPEC, nuestro Convenio Colectivo de Trabajo, los puestos de trabajo y la familia lucifuercista.

La jornada finalizó en un clima de fraternidad con compañeras con las que jamás nos habíamos visto en la vida. Fue una experiencia enriquecedora, no sólo por aprender o recordar como en mi caso parte de la historia de Luz y Fuerza sino también para enorgullecernos de quienes hicieron posible que muchos de nosotros tengamos este trabajo y valorar aquellos tiempos en los que nuestro Sindicato, todos los compañeros y compañeras junto a sus familias, con el apoyo de la sociedad cordobesa, salieron a la calle a defender la empresa estatal e integrada, porque EPEC NO SE DIVIDE NI SE VENDE”.