ANTE LA APARICIÓN DE ALGUNOS PERSONAJES PRIVATISTAS, DECIMOS: LOS TRABAJADORES TENEMOS MEMORIA

Queremos que la  gente entienda que estas apariciones ya muy frecuentes de parte de Olocco, tienen que ver con algo que nosotros ya hemos visto. Son los formadores de opinión que empiezan a aparecer tratando de instalar otra vez la idea de conveniencia de privatización de EPEC, objetivo que no pudo concretar cuando estuvo a cargo de la Empresa Provincial de Energía como vocal del Directorio entre 1991 y 1993 porque nuestro sindicato se lo impidió, terminando procesado y preso. Después con interferencia del ejecutivo provincial, fueron liberados él y  Torres Crespo. Además del intento de concesión y privatización, buscaron la forma de vulnerar nuestro Convenio Colectivo de Trabajo, de introducir los microemprendimiento y las tercerizaciones para provocar el vaciamiento de  la Empresa Provincial de Energía. Llegó al colmo de concesionar la Central Bazán mediante un negociado que le generó una imputación de la Justicia en su contra y otra serie de inconvenientes por los cuales fue destituido de la conducción de EPEC.

A su vez fue una de las personas que menos tiempo estuvo como Secretario de Energía durante la última etapa del gobierno de Alfonsín, período de menos de noventa días durante el cual se produjo el desabastecimiento de energía eléctrica en todo el país por la falta de inversión en generación. También fue director financiero de Yaciretá en el momento en que se produjo el mayor escándalo de corrupción en esa obra (conocida como el templo de la corrupción).

Estos personajes de la historia de la privatización, de los desencuentros con la sociedad, que buscaron que EPEC fuese una empresa deficitaria hacia los usuarios pero redituable económicamente para aquellas empresas amigas del poder, llevaron a cabo un montón de tercerizaciones y privatizaciones a lo largo y a lo ancho de nuestra querida Patria. Años después, entre 1997 y 2001, se intentó reeditar este mecanismo de vaciamiento de EPEC para promover su privatización, pero nuevamente nuestro sindicato lo impidió. Siempre fuimos bien claros: nosotros no vamos a permitir ninguna aventura privatista.

Lamentablemente hoy en esta nueva etapa política con Macri, reaparece un modelo de exclusión social con intención de privatización, con intención de reconvertir el sistema de AFJP por un sistema que ahora denominan de Convergencia Previsional  para eliminar las jubilaciones solidarias de Reparto, un sistema único que lo debemos seguir custodiando.

Estos personajes magnifican los cortes de energía en Córdoba que por lo general siempre son menores a 24 horas, pero no quieren hablar sobre el desastre del servicio eléctrico en Buenos Aires ocultando que EDENOR y EDESUR son empresas privadas a las que no les interesa prestar un servicio eficiente al usuario si no que procuran el lucro inclusive mediante el sistema de subsidios que aun los beneficia. Cuántos cortes de más de una semana afectan a barrios enteros en Buenos Aires y ellos los ocultan en sus notas en los medios de prensa.

En cambio en Córdoba, producto de las altas temperaturas se producen cortes puntuales que de inmediato las Guardias y los servicios de mantenimiento de redes logran restablecer dentro de las cuatro horas en la mayoría de los casos, y en los casos de desastres climáticos pueden llegar a demorar 24 hs.

Tenemos que reconocer los aciertos y los desaciertos de la gestión en nuestra empresa. Entre los aciertos contabilizamos que EPEC tiene un Plan Quinquenal en ejecución, que no la tienen todas las empresas  de energía de la Argentina. Este Plan Quinquenal contempla un plan de inversiones, con la ejecución de obras importantes en alta tensión y en distribución, con proyección a futuro, con actualización de equipamiento y de tecnología. Entre los desaciertos debe contabilizarse la demora excesiva en incorporar el personal necesario que nosotros venimos reclamando como gremio desde hace poco más de un año. Es imprescindible incorporar más personal para lograr un funcionamiento más dinámico de la prestación del servicio eléctrico. Es que EPEC puede contar con las mejores obras, pero sin el personal suficiente no se podrá lograr su óptima utilización. Por eso seguimos planteando que hay que actualizar el cubrimiento de los cargos ya vacantes y de aquellos que quedarán vacantes cuando los compañeros se jubilen. Nosotros seguimos defendiendo la empresa estatal e integrada, por lo que repudiamos estas actitudes de personajes de dudosa capacidad técnica que tanto daño le hicieron a EPEC y a nuestra Patria siendo Secretario de Energía de la Nación. Es necesario que la sociedad reconozca que los trabajadores tenemos memoria  y que podemos explicarles claramente a todos qué fue lo que hizo, qué es lo que se quiere hacer y hacia dónde nos quieren llevar.

Tenemos bien claro que estos personajes no tienen ni siquiera la autoridad moral para poder hablar de la Empresa Provincial de Energía, cuando fueron destituidos de su función producto de una imputación delictiva.

A nosotros nos preocupa de sobremanera prever que la tendencia del año que viene será más ajuste, procurarán una mayor reducción del costo laboral, tratarán de plantar una reforma laboral por lo que creo que, al margen de las diferencias que tengamos los dirigentes sindicales, nos va a unir el espanto. El movimiento obrero debe unirse en la acción sin más demora, antes de que despertemos con pérdida masiva de puestos de trabajo, con una baja cada vez más pronunciada en los niveles de consumo, tal  como se viene palpando día a día, lo que a su vez provoca más pérdida de puestos de trabajo, con una perspectiva de discutir salarios a la baja.

Este modelo de exclusión que están aplicando no lo resistirá el pueblo, por lo que tenemos que estar unidos e informados y a todos aquellos personajes deleznables que tanto daño le hicieron a la Patria, cada vez que se expresen tenemos que hacerles acordar quiénes fueron y qué hicieron, por lo que no tienen derecho ni a opinar.

Gabriel Suárez
Secretario General

Sepamos quién es Raúl Olocco

Secretario de Energía de la Nación durante la Presidencia de  Raúl Alfonsín. Tuvo una fugaz gestión. En esos años, entre mayo de 1988 y julio de 1989 se produjo, por primera vez en el sistema nacional, un déficit de generación de casi 10 por ciento, por lo que el Despacho Nacional Unificado de Cargas (DUC) solicitaba poner en funcionamiento hasta viejos motores de apenas 0,200 megavatio (MW). Esto provocó  la rotura de las cuatro turbinas de la Central Sudoeste (105 MW), por cuanto el DUC exigía que generaran al máximo, pese a presentar problemas de vibraciones.

Director de EPEC entre 1991 y 1993. No reparó la Central Sudoeste y el turbo vapor de 33 MW de la Central Deán Funes. Además,   fue uno de los impulsores del vaciamiento de la capacidad operativa para transformarla en una empresa comercializadora, maniobra que fue resistida por el Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba.

Desde Septiembre de  2016. Integra un Consejo Consultivo, junto a otros ex Secretarios de Energía de la Nación, que “asesora” al Ministro  Juan José Aranguren.

Otros cargos: Subsecretario de combustibles de la Nación. Presidente de Casa de la Moneda. Director financiero de Yacyretá. Consultor del Banco Mundial, departamento de infraestructura, Vicepresidente primero del Banco de la Provincia de Córdoba.