TOSCO – RUCCI UN DEBATE DE PROFUNDA ACTUALIDAD

En la página 13 del Electrum 1525, informamos sobre la presentación del libro “Tosco – Rucci. El debate”, fruto del trabajo conjunto entre el Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de  Córdoba.

En esta edición transcribimos los conceptos vertidos por los integrantes del panel integrado por Gabriel Suárez, Héctor Tosco, Virginia Carranza y Leandro Inschauspe, estos últimos de la Facultad de Filosofía.  Antes, el ballet de Luz y Fuerza Esencia de mi pueblo hizo la apertura artística desplegando su fuerza y talento habitual, con la presentación de un fragmento de la obra “Cordobazo la calle nos une”

La primera en tomar la palabra fue Virginia Carranza, quien presentó a los panelistas y  agradeció a nuestro Secretario General “todo el aporte a la construcción de una provincia y un país distinto y por la lucha contra el modelo neoliberal”

Su exposición giró en tono a reflexionar “cuánto nos dice este debate sobre la sociedad argentina  de los años 70”, respecto al alto grado de movilización de las organizaciones populares y “la profunda discusión que la atravesaba”, discusión que interpelaba a una gran porción del país. La cobertura que realizó la revista ASI, “la de mayor tirada del país en ese momento, da cuenta que el tema ‘vendía’, que formaba parte del universo simbólico de representaciones y del universo político y social de nuestro país en ese momento’”

Así mismo,  Carranza también reflexionó  sobre la actualidad del debate y los puntos que toca en las discusiones  y debates actuales, cuánta “re significación del pensamiento y de la acción tanto de Tosco de una tradición más clasista  y no partidaria,  como de Rucci y el sindicalismo como columna  vertebral del Estado, del peronismo como sedimento de la identidad del pueblo trabajador”. En este sentido reflexionó  que cada vez se vuelve más necesario, sindicatos  y centrales obreras “pensando y construyendo un proyecto de país con horizontes hacia la región y hacia el mundo”. Finalmente se refirió a que el debate no sólo tiene vigencia en lo sindical, sino que posibilita abrir nuevas preguntas e  invita a un debate entre generaciones, donde nuevos actores irrumpen, haciendo especial hincapié en el movimiento feminista o los feminismos”

En segundo lugar habló Leandro Inchauspe, quien manifestó que “romper las distancias entre trabajo intelectual y trabajo manual es una tarea que en nuestra Facultad pensamos, creemos e intentamos llevar adelante y esta es una forma”.

Incahuspe dio detalles del proceso de elaboración del libro,  y comentó en su presentación las características del libro, así como sus  estudios introductorios, los comentarios del editor Guillermo Vázquez  y los prólogos.  De los prólogos de Gabriel Suárez y Jorge Molina Herrera, Inschauspe destacó como “se sitúan en una larga historia de lucha de la clase obrera cordobesa, que con claridad expresó durante más de dos décadas  Agustín Tosco”, y citó algunos pasajes textuales de sus palabras “Este rescate no es el rescate del  coleccionista de antigüedades que encuentra a Tosco con la extrañeza, la melancolía de quien encuentra un fragmento muerto del pasado, todo lo contrario la figura del “Gringo” Tosco   emerge como parte de la caja de herramientas que las luchas del pasado nos dan para las disputas del presente”,  entre esas herramientas “está su lucha por desnudar flaquezas  y traiciones pero también la capacidad de las políticas antiobreras  de despojar los derechos conquistados, la denuncia de la injerencia del FMI, la entrega, las políticas que hambrean a todo un pueblo, por el contrario la unidad obrero estudiantil expresadas tanto en el Cordobazo como en las luchas contra las privatizaciones de los 90”

Seguidamente habló nuestro compañero  Héctor Tosco,  quien compartió sus recuerdos sobre el día de la transmisión del debate: “me recuerdo en mi casa con un viejo televisor blanco y negro a válvula,  con mi mamá,  el hermano de ella y nosotros  chicos,  sin entender mucho qué pasaba y recuerdo al hermano de mi vieja que también era electricista que lo escuchaba atentamente al debate  y  manifestaban esas expresiones como si fueran goles, cuando Agustín le contestaba a los periodistas  y a Rucci. También recuerdo reuniones donde los compañeros comentaban este debate como un logro importantísimo del momento, estaban muy contentos por el desempeño de nuestro dirigente en ese momento”.

Héctor también recordó un relato que años después le hizo Antonio Medina, uno de los entrañables compañeros  de Tosco, que lo cuidaba a Agustín y lo cuidó hasta los últimos días a costa de su propia vida, él me dijo “no sabés lo tensa que estaba la cosa antes del debate, nosotros estábamos con tu viejo y … del otro lado estaban todos calzados”.  Héctor se refirió a que esa tensión venía del debate y disputa  previo, “el debate vendía pero eso no era casualidad  porque desde este gremio se publicaban solicitadas, denunciando a la burocracia sindical, se les decía entre otras cosas, que cuando     Ongaro y Tosco habían estado presos en el sur, la CGT  no tenía que ir a pedirle a los dictadores, que con los dictadores no había que dialogar, porque no eran nadie, no los había elegido nadie, que a ellos se les debía exigir  y no pedir”

Respecto de los dos modelos de sindicalismo que entraron en discusión en las figuras de Tosco y Rucci en aquel debate, Héctor sintetizó,  “el Sindicalismo de Liberación es el que tiene a sus dirigentes como expresión de las grandes mayorías    y el Sindicalismo Burócrata es el que decide lo que los de abajo tienen que aceptar”  “Este libro vuelve a ser la semilla de nuestros compañeros que ya no están”

Por último habló nuestro Secretario General Gabriel Suárez,  respecto de las ideas y distintas formaciones y modelos  sindicales  que representan Tosco y Rucci.  Nuestro Secretario General manifestó “cuando el dirigente se dedica únicamente al Convenio Colectivo de Trabajo, al aumento salarial  y no piensa en la construcción de un espacio político para la reivindicación de la clase a la cual pertenece, a los trabajadores, es un burócrata”

Suárez contó que tuvo la posibilidad de chico de presenciar un diálogo entre Agustín Tosco y Ongaro, “no tienen  idea lo que eran esos dos monstruos hablando, compartiendo un mate cocido, …tuve la posibilidad de escucharlos y escuchar lo que se hablaba de la burocracia sindical  y uno se lleva como concepto la necesidad de interpretarlos mejor a los dirigentes, exigirles permanentemente la representación de clase a la cual pertenece, esto es fundamental, porque para no ser burócrata uno tiene que tener una identificación de clase, a la que tiene que proteger y tratar de conseguir no tan sólo un aumento salarial, o Convenio Colectivo de Trabajo, sino darle el lugar en la sociedad para que pueda crecer colectivamente para  la liberación de los pueblos  y latinoamerica”

Suárez en este sentido reivindicó la tarea a la que se abocaron  los trabajadores de aquella época de armar programas de desarrollo soberano pensados desde los trabajadores hacia la comunidad nacional,  y dijo en referencia a los programas de Huerta Grande y La Falda, “Esos dirigentes sindicales  no tan sólo tenían un compromiso de reivindicar lo diario, lo cotidiano, sino en el crecimiento intelectual y en la construcción de programas desde los trabajadores hacia la política, y no que desde el sector político impusieran  medidas que tanto daño le han hecho al pueblo argentino”

Héctor Tosco, Virginia Carranza, Gabriel Suárez y Leandro Inchauspe
Ballet Esencia de mi Pueblo

 

 

.