EL AMOR Y LOS DESOBEDIENTES

El sábado 8 de junio, con la presencia  de Nora Cortiñas, uno de los emblemas de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y luchadora indispensable,   se presentó en nuestra sede sindical el Libro “Escritos desobedientes”, cuya  particularidad es  que reúne testimonios y escritos de hijos e hijas  de genocidas responsables  de crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura.

Los relatos presentes en el libro y volcados en la charla de presentación por sus autores, son  un potente e imprescindible  testimonio, elaborado por el Colectivo Historias Desobedientes, que reúne a hijos y familiares de genocidas que  desobedeciendo el mandato familiar del silencio, abrazaron la lucha por la memoria, la verdad y la justicia y están decididos a aportar su granito de arena en la búsqueda de justicia.

 

Un proyecto de ley contra la impunidad

Cuentan los y las desobedientes, que les llevó muchos años primero hacer el camino de romper con los mandatos de silencio, y obediencia para  animarse a preguntar, investigar, hablar y desobedecer,  más aún les llevó encontrarse con otros que estuvieran en la misma situación. Y cuentan que a partir de los primeros testimonios, muy recordado e impactante fue el de la ex hija del represor Etchecolaz, empezaron a buscarse a través de las redes sociales y luego a encontrarse para iniciar un camino común de entendimiento mutuo, de resiliencia y de lucha contra el olvido y el perdón.   La primera vez que se mostraron  públicamente fue en las masivas manifestaciones contra el 2×1, cuando se sumaron a los miles y miles en  la calle a decir no a la impunidad, y  allí también se encontraron ellos dando un mensaje público, junto a las madres abuelas e hijos: Nunca Más, es cárcel común, perpetua y efectiva.

En ese camino,  en diciembre de 2017 dieron un paso muy importante presentando un proyecto de ley en el  Congreso Nacional para modificar dos artículos del Código Procesal Penal, el 178 (“nadie podrá denunciar a su cónyuge, ascendiente, descendiente o hermano”) y el 242 (no podrán testificar en contra del imputado bajo pena de nulidad) artículos  que les impiden aportar a la justicia  la información y los testimonios que sólo ellos familiares e hijos de genocidas, pueden brindar en los juicios de lesa humanidad.  De aprobarse el proyecto, podrán declarar contra sus padres en los juicios y aportar valiosos testimonios contra la impunidad.

Manifiesto  de la desobediencia

Las hijas e hijos  de Genocidas contra la impunidad y por la memoria, la verdad y la justicia, elaboraron un potente manifiesto para romper con el silencio:

“Desobedecemos a la autoridad que exige respeto por tener un uniforme, un arma, una sotana, un cargo importante, pero es incapaz de respetar la dignidad de un ser humano”

“Desobedecemos la incondicionalidad filiatoria hacia aquellos familiares que nos mintieron, ocultaron y defraudaron, que fueron capaces de secuestrar, torturar, robar, violar, asesinar y desaparecer”

“Desobedecemos por lo tanto la complicidad familiar” “Desobedecemos el temor, el sometimiento, la violencia” “Desobedecemos la vergüenza y el silencio porque no sólo desobedecemos la ley del padre, también desobedecemos el mandato social que nos insta al silencio    y nos identifica con el genocida y con el pensamiento genocida”

“Desobedecemos a la imposición de un discurso único y mucho más cuando lo imponen los poderosos” “Desobedecemos al odio, al rechazo y al desprecio que nos inculcaron por los que piensan distinto   “Desobedecemos al mandato de silencio porque nuestra voces que crecieron acalladas tienen que decir” “desobedecemos sobre todo a la culpa por desobedecer. Nos comprometemos, apoyamos y acompañamos los reclamos de los colectivos defensores de los DDHH  por memoria, verdad y justicia”

Nora Cortiñas: “Este es un paso tan  importante que nos va a ayudar   a obtener la justicia para no tener impunidad”

Nora Cortiñas agradeció la invitación a “estas mujeres valientes, estas mujeres que muestran una ética y que tanto necesitamos  en el país”. “Esta decisión que tomaron un día yo pienso que les habrá costado, porque el padre es el padre y la madre es la madre…cuando uno va creciendo no le quiere encontrar defectos a los padres, uno quiere quererlos como son, pero bueno, ellas muestran la ética, porque hay un techo para el ser humano  para mantener la ética y  la moral en la vida”.

“Las madres al principio dudamos”, dijo Nora, “teníamos un poquito de desconfianza, nos preguntábamos ¿Adónde nos llevarán? ¿A la reconciliación?  ¿Al perdón?”. “No era fácil, si a ellas no les habrá sido fácil también, a los integrantes de los organismos de DDHH también nos resultaba difícil  aceptar”.  Cuenta que este tema lo charlaron en profundidad antes de decidir, “era un paso muy importante y no nos podíamos comprometer para tener que dar algún paso atrás en algún momento, como no lo dimos nunca en 42 años”. “Este es un paso tan  importante que nos va a ayudar   a obtener la justicia para no tener impunidad, para no tenernos que encontrar con el genocida en la calle, con este paso  y con esta ley que están proponiendo, yo creo que es un avance muy importante para el  Nunca Más. Va a ser una fuerza que va a decir bueno, hasta acá llegaron los genocidas, y ni su propia familia, ni sus propios hijos e hijas se lo van a permitir”

“Queremos que este libro se difunda, que pueda llegar,  pero además lo que necesitan es apoyo para que la Ley salga” “No nos arrepentimos de la decisión que tomamos, estamos seguras que vamos a salir adelante y que apoyarlas va a ser un poco de sanación a lo que vivimos de la impunidad. No se va a salvar nadie, pero no es venganza, las madres nunca pensamos en venganza cuando pedimos justicia, ni cuando pedimos cárcel común, perpetua y efectiva. Van a venir más familiares que no quieren ser cómplices. Ahora se vienen tiempos malos, yo no soy pesimista,  pero van a seguir siendo malos, tenemos que estar en la calle, tenemos que rechazar este sistema de una política perversa hacia el pueblo, tenemos que decir basta y decir que no pueden humillarnos más día por día, no nos merecemos esto el pueblo argentino. Tenemos que salir a la calle, miren ellas que salieron a la calle,  cuando era el 2×1, miren que simbólico”.

En nombre de nuestro Secretario General Gabriel Suárez y de nuestro Consejo Directivo, Alfredo Seydell da la bienvenida a nuestra casa, a Nora Cortiñas y a los autores del libro “Escritos desobedientes” 

 

 


FELICIDAD POR UNA NUEVA RESTITUCIÓN, MATÍAS DARROUX MIJALCHUK

Sus padres fueron desaparecidos en diciembre de 1977

Abuelas de Plaza de Mayo comunicó una nueva restitución, la número 130. Se trata de Javier Matías Darroux Mijalchuk, hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux, ambos desaparecidos en diciembre de 1977. Él está aquí para relatar su búsqueda, que la sociedad conozca su caso y tal vez así obtener algún dato sobre el destino de sus padres. Las investigaciones realizadas por la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) y más tarde por la Unidad Fiscal Especializada para Casos de Apropiación de Niños no han podido arribar a ninguna información concluyente. Gracias al trabajo conjunto de Abuelas, la CONADI y el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), Matías pudo encontrarse con su familia, saber su origen biológico e iniciar otra búsqueda –la de su hermano o hermana–, ya que al momento de la desaparición, Elena estaba embarazada de dos meses.

 

 

.