EL RECONOCIMIENTO PRESIDENCIAL A UNA TRAYECTORIA A FAVOR DE LOS TRABAJADORES

Manteniendo en alto la dignidad como trabajador uno no puede obviar el reconocimiento de parte del presidente de los argentinos al compañero Hugo Moyano, que de alguna manera es un reconocimiento a la actividad que hemos venido desarrollando desde hace muchos años, oponiéndonos a muchas leyes que han sido herramientas de eliminación de conquistas sindicales.

Así como lo hicimos en muchas etapas de la historia nacional, desde la recuperación de la democracia a la fecha, cada intención de diezmar esas conquistas sindicales, quien les habla junto al compañero Moyano que encabezaba el MTA del que también éramos parte de esa estructura, resistimos permanentemente y logramos en más de una oportunidad el respeto hacia la clase a la cual pertenecemos, la de los trabajadores.

Este reconocimiento de parte del presidente marca la talla de un dirigente sindical que me consta, porque he asistido en más de una ocasión a la inauguración del Sanatorio Antártida y por cuestiones indudablemente políticas no era habilitado definitivamente por la CABA hasta ahora.

Sé que era uno de los anhelos del compañero Moyano que ha podido cumplir, puedo decirlo con la firmeza de conocer muchos de sus sueños, porque por ese sanatorio han transitado muchas de las historias de Hugo. Un dato que no es menor, es que en este nosocomio nació hace 61 años, un 2 de abril, el conductor de nuestra patria, Alberto Fernández.

Frente a este contexto pandémico donde el mundo está siendo vapuleado permanentemente por un virus cuya cura inmediata es momentáneamente imposible identificar, no podemos bajar los brazos hasta lograr vencer al virus. Desde el humilde puesto de lucha que tiene la dirigencia sindical, hemos visto que cada organización sindical facilita a las autoridades nacionales y provinciales lugares que en otro momento son utilizados para el esparcimiento y el descanso del trabajador y su familia.

Ya desde el Ministerio de Salud han estado observando nuestro camping de Cosquín, el predio de Guiñazú y seguramente recorrerán las instalaciones de Mina Clavero. Nosotros no estamos al margen de esta realidad y por eso Luz y Fuerza de Córdoba asume su responsabilidad social como parte integrante de la comunidad para brindar un lugar donde, de ser necesario, deba albergarse a todas las personas que puedan estar afectados por esta enfermedad .

A partir de todo lo que viene sucediendo, el mundo va a tomar actitudes distintas una vez que superemos esta pandemia, pero tenemos que ser conscientes de que todos los esfuerzos que hagamos es para salvarnos en conjunto, nadie se salva solo por lo que me satisface que al compañero Moyano le reconocieran su tarea y trayectoria como dirigente sindical.  Pero también es hora que a los trabajadores se les reconozca el sacrificio que vienen realizando no sólo por la labor en este marco de crisis sanitaria.  Hablo de los trabajadores de diferentes actividades como la que desarrollamos en nuestra querida EPEC, con compañeros afectados a un servicio que es esencial, somos un servicio esencial, por eso también más de una vez vamos a plantear que comprendemos qué es un servicio esencial siendo que muchos utilizaron ese término para instrumentar leyes o estamentos de control de los servicios esenciales cuando realmente se utilizaron únicamente para minar la posibilidad de algún tipo de reclamo gremial, cuando hoy día la necesidad nos convoca nuevamente sin que haga falta que nos “intimen” para ir a trabajar.  Esto último lo digo en referencia a cuestiones que son básicas, hoy existe algún diálogo con la dirección de la Empresa y se puede trasladar necesidades operativas sin necesidad de generar intimaciones como lamentablemente hemos visto, y bueno… esto es el día a día y debe modificarse porque no les tenemos confianza a quienes conducen EPEC porque no dan la cara, en cambio sí la dan los gerentes de menor rango y esto duele y molesta porque a quienes les trasladamos nuestras inquietudes son a las autoridades máximas de conducción, es decir, al presidente de la Empresa, a los Vocales, al Ministro Fabián López, que responden con soluciones a cuentagotas.  Pero más tarde o más temprano deberán abandonar esta idea de someter a través del mutismo y adoptar una definición concreta para poder crecer en conjunto como se lo ha hecho otras veces, porque nosotros podríamos tomar algún tipo de represalia contra aquellos que nos trataron mal y decirles que hoy no los reconocemos como conductores de la empresa, pero en estos momentos se prioriza otra cosa, el bien común, el trabajar en conjunto y vamos a seguir aportando nuestro esfuerzo porque somos y entendemos lo que es un servicio esencial como la energía.

Parece que se está dando algún giro político, lo observamos en la primer reunión desarrollada en el Ministerio de Trabajo de la Nación, lo cual nos da una motivación extra para afrontar la pelea por la recuperación de todo lo que nos han quitado, pero en estas horas seguimos siendo fiel a nuestra historia, a nuestros principios, al servicio eléctrico, por lo que los trabajadores de EPEC seguimos estando a la altura de las circunstancias cada vez que la sociedad nos convoca o la situación lo amerita. Somos personal de un servicio esencial, por eso también queremos respeto y que nos cuiden como nosotros estamos cuidando a la población, porque también tenemos familia y todo lo malo que se pueda dar en un contagio no quedará únicamente en el trabajador afectado al servicio esencial que estuvo prestando, sino que quedará también  en sus seres queridos.

Siempre decimos que cuando se meten con nosotros también se meten con nuestras familias porque es el núcleo sagrado de la construcción social que tiene nuestro gremio, porque Luz y Fuerza de Córdoba es toda una familia.

Gabriel Suárez

Secretario General

Gabriel y Moyano

 

Solidaridad sindical para combatir la pandemia

 

Son momentos de incertidumbre en los que es necesario redoblar la acción solidaria. Los sindicatos somos siempre organizaciones abiertas a la comunidad, por eso hoy nuestro compromiso de cooperación es mayúsculo.

Luz y Fuerza de Córdoba, como otros gremios del país, ha puesto a disposición para reforzar el sistema sanitario la Colonia Gral. San Martín y el Hotel Agustín Tosco de Mina Clavero, como también el Camping Juan Domingo Perón de Cosquín y el Complejo Deportivo de Guiñazú.

 

Hugo Moyano puso a disposición el sanatorio Antártida

El pasado miércoles fue noticia La Federación de Choferes de Camiones de la República Argentina conducido por el compañero Hugo Moyano, que puso a disposición el Sanatorio Antártida de su organización sindical, para alojar a aquellas personas afectadas por el coronavirus o que están esperando los análisis de confirmación del Covid-19 de la provincia de Buenos Aires.

El miércoles fue inaugurada la readecuación edilicia del moderno centro de salud con la presencia del presidente Alberto Fernández, del gobernador bonaerense Axel Kicillof y del propio Hugo Moyano.

El sanatorio, ubicado en el barrio porteño de Caballito, hace más de 20 años que atiende a los trabajadores y sus familias. Sus instalaciones están dotadas de aparatología de primerísimo nivel y con capacidad de 228 camas para internación, 29 camas de terapia intensiva, nueve camas de unidad coronaria, catorce camas de UTI pediátrica, sala de emergencia, banco de sangre, laboratorio y ocho quirófanos.

En la apertura del acto realizado en el auditorio, Hugo Moyano calificó el momento como muy especial: “Cuando les consulté a los compañeros poner el sanatorio al servicio de la comunidad, que tanto lo necesita hoy en día, no hubo ningún tipo de duda. Es un orgullo que esté abierto a la sociedad”.

El líder Camionero lamentó que el anterior gobierno, estando listo el lugar para su uso, no le diera la habilitación. Al respecto expresó: “Hay personajes que dijeron tonterías y eso muestra claramente la diferencia entre quienes construyen permanentemente para servir a la sociedad y quienes obstruyen. Hoy ya está al servicio de todos”.

Por su parte, el presidente Alberto Fernández elogió la predisposición del gremio de Camioneros para ayudar frente a esta pandemia. ¿Y por qué lo resaltó? Porque durante muchos años –dijo Fernández- quisieron hacerles creer a los argentinos que el problema de la Argentina era el sindicalismo, pero en realidad el problema son los especuladores que piensan que sobra gente, no los que creemos que éste es un país donde todos tenemos un lugar y que se construye trabajando y produciendo.

Nuestro primer mandatario consideró que después de la pandemia, el mundo va a ser otro: Todo esto nos va a llevar a recuperar un valor sagrado que es el de la solidaridad, porque las mejores sociedades son las que se ocupan del otro. Aquí nadie se salva solo”. En este sentido reflexionó que “el posmodernismo nos hizo creer que el secreto era el individualismo y el éxito, ganar sólo plata. Y ahora apareció un bichito microscópico y le arruinó fortunas a aquellos que acumularon y concentraron riqueza. Ese mismo bichito los puede matar a ellos como a nosotros”, advirtió.

Respecto a la gestión sindical de Hugo Moyano, el presidente lo catalogó de dirigente ejemplar que muestra la solidaridad que hace falta.

El Presidente Alberto Fernández, junto al Gobernador Axel Kicillof, el compañero Hugo Moyano y médicos del Sanatorio Antártida de Camioneros.

 

 

 

.