DERECHOS HUMANOS

Secretaria de DDHH

Bullying y Discapacidad

 

El término “bullying, fue acuñado por el psicólogo y especialistas Dan Olweus, investigador noruego que en la década del 70 señala que la palabra proviene del vocablo inglés “bull” que significa toro, en este sentido, bullying es la actitud de actuar como un toro en el sentido de pasar por sobre otro u otros sin contemplaciones.

El bullying o acoso escolar, hace referencia a cualquier tipo de maltrato, no solo a nivel físico, sino también psicológico y verbal, el cual se produce entre escolares de manera constante a lo largo del tiempo. La intención es hacer daño y establecer una relación de control-sumisión en la que el agredido no pueda defenderse. Es un comportamiento específicamente agresivo.

La violencia que se da mayormente en las escuelas, sucede en el aula y en los patios de las instituciones repercutiendo en lo emocional de la persona. Fuera del aula se puede manifestar, por ejemplo, mediante el cyber acoso el cual se da por medio de las redes sociales.

Generalmente los que causan este tipo de agresiones suelen ser los que están entrando en la adolescencia o ya están atravesando la misma. Por lo general estos actos de intimidación y maltrato se manifiestan lejos de los ojos de los adultos.

La relación es establecida por un agresor y una víctima: Se ejerce un desequilibrio de poder, ya que los alumnos que sufren de bullying presentan desventajas ante quien los agrede. La discapacidad es considerada una desventaja por parte de quien ejerce la violencia (el agresor), también pueden ser consideradas la edad, fuerza física, condiciones socioeconómicas, entre otras.

Según una revisión encargada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los niños y adolescentes con discapacidad sufren actos de violencia con una frecuencia casi cuatro veces mayor que los que no tienen discapacidad.

¿A través de qué acciones puede el acosador hostigar a la víctima?

Algunos posibles hechos de abuso:

Empujando, golpeando y haciendo abuso de su fuerza.

Dañando pertenencias del estudiante agredido. (sillas de ruedas, bastones, audífonos, anteojos, entre otras pertenencias personales).

A través de burlas, insultos y apodos ofensivos. Refiriéndose a su discapacidad.

Amenazando verbalmente o a través de notas o por Internet.

A través de aislar al estudiante de las complicidades de juego y cotidianeidad.

Esparciendo rumores sexuales.

Bajando los pantalones o las faldas en los recreos (también puede haber toqueteos sexuales). Estas son algunas de las posibles acciones con las que se ejerce el bullyng.

¿Qué consecuencias pueden generarse en la victima que sufre bullyng? Se pueden observar cambios de conductas como, aislamiento, desgano, disminución de la comunicación verbal, rebeldía y descuido en sus tareas del hogar y/o escolares, conducta alimentaria disminuida o aumentada, irritabilidad, y llanto. Cambios emocionales, pasan de la rebeldía encolerizada a estados de tristeza, hasta la depresión, desarrollo de enfermedades psicosomáticas, sentimiento de culpa, temor a manejarse solo en la escuela y en otros ambientes sociales, entre otros.

La persona comienza a avergonzarse de su discapacidad ante el entorno social, se reconoce como débil o inútil para afrontar dificultades, empiezan a tener la necesidad de cambiar de escenarios, es decir de instituciones, o de no querer ir al colegio, ni a ningún otro lado donde tenga que interactuar socialmente. Llegan a la auto descalificación, destruyendo su autoestima, esto puede progresar con gravedad hasta la idea de suicidio.

¿Qué hacer ante el bullying hacia estudiantes con discapacidad?

Es importante abrir instancias de diálogo y debate sobre lo que significa intimidar, la violencia, los abusos y las consecuencias de ello. También es fundamental interesarse sobre el trato que cada niño con discapacidad recibe de sus compañeros y reforzar su contacto con actividades que puedan incrementar su autoestima.

Si los padres se enteran de que su hijo con discapacidad ha recibido algún tipo de amenaza directa o a través de medios electrónicos, debe dar urgente aviso a las autoridades escolares. Este proceder debe darse de manera, segura y calmada.

Teniendo en cuenta que los escolares con discapacidad pueden sentirse muy avergonzados por estos hechos y es muy probable que no deseen compartirlo con la familia, es necesario que de manera preventiva los padres los animen siempre a dialogar sobre las vivencias del día a día. En caso de que la persona relate un episodio de acoso, se deberá informar urgentemente a las autoridades escolares sin enfado ni tensión, para no dañar la confianza del estudiante ni aumentar su vergüenza.

En tanto a la prevención en el ámbito escolar, los investigadores sostienen que los docentes deben conversar abiertamente sobre la discapacidad del alumno con todos los niños en presencia de él. Con el fin de explicar a los alumnos que todas las personas son diferentes, pero eso no hace que exista una desigualdad en el trato cotidiano, ni en los vínculos entre compañeros. Fomentar la empatía, este poder ponerme en el lugar del otro. Y que se comprenda que la discapacidad es un tema que nos debe comprometer a todos, ya que lamentablemente ninguna persona está exenta de adquirir alguna discapacidad en el transcurso de su vida. Focalizar en las habilidades y capacidades que cada persona tiene.

Capacitar a los docentes en cuanto al tema del acoso: De esta manera sabrán diferenciar entre bromas sanas y dañinas, sin limitar la interacción de los estudiantes con discapacidad dentro del aula.

Contar con profesionales del área psicológica y psicopedagógica: A fin de brindar una atención multidisciplinaria en caso de que sea necesaria.

Evitar la sobreprotección: Porque esta no es la solución, la idea es que el docente identifique conductas potenciales de un acosador y encuentre la manera de detenerlas o advertir lo que está suscitando, para tomar las medidas pertinentes.

Evitar que los estudiantes con discapacidad dejen de asistir a clase: Fomentando un ambiente seguro en la escuela, que hagan que todos se sientan bien y que se eviten este tipo de agresiones. Además de llevar un seguimiento junto a los padres, para que los escolares puedan proseguir sus estudios sin ningún inconveniente.

Lo fundamental es la observación: Por parte de todos los miembros que conforman la institución educativa, manteniéndose alertas a las conductas, eventos y cualquier situación que pueda propiciar el acoso hacia todos los estudiantes.

Actualmente y por su alta incidencia, el bullying es un tema que se ha profundizado y que a nivel mundial es motivo de debates, congresos y campañas de prevención debido a los altísimos niveles de violencia en juego y a la gran cantidad de niños y jóvenes que se han quitado la vida por no poder hacer frente a las situaciones de hostigamiento reiterado. Entre las víctimas del acoso escolar los estudiantes con discapacidad que asisten a las escuelas integradoras representan un gran porcentaje de los estudiantes hostigados.

En ocasiones, aunque no siempre, la conducta de los niños hostigadores no está separada de lo que ellos mismos absorben en sus hogares y a través de los medios de comunicación, donde la burla y el descrédito hacia las personas con discapacidad forman parte de su vida diaria.

¿Dónde acudir en caso de bullying en Argentina?

Comunícate con el Equipo Niñ@s del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, llamando a la línea gratuita 0800-222-1717. Programa de la víctima contra la violencia.

¿Cuál es la ley que se aplica en Argentina contra el bullying?

Se reglamento la ley 26.892 “Ley para la promoción de la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativa”. “Ley contra el Bullyng” Sancionada 11 de Septiembre de 2013. Promulgada 1 de Octubre de 2013.

¿Qué objetivos persigue la ley?

La Ley 26.892 tiene como objetivo: Orientar la educación hacia criterios que eviten la discriminación, fomenten la cultura de la paz y la ausencia de maltrato físico o psicológico. Impulsar estrategias y acciones que fortalezcan a las instituciones educativas y sus equipos docentes, para la prevención de la violencia escolar. Garantizar el derecho a una convivencia pacífica, integrada y libre de violencia física y psicológica.

 


Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas de Córdoba

 

La Justicia Federal de Río Grande dictó los primeros procesamientos a ex militares por torturas a conscriptos de Malvinas

 

Transcurridos 39 años del conflicto bélico, se juzga a miembros de las FFAA por delitos de lesa humanidad cometidos contra soldados conscriptos en la isla Gran Malvina.

En el corriente mes se continuará con la declaración indagatoria de ex militares del Regimiento de Infantería N° 5, quienes cometieron graves violaciones de derechos humanos sobre jóvenes conscriptos, según consta en los testimonios de 22 víctimas.

A partir de la desclasificación de archivos de las FFAA, se confirmó la veracidad de dichos testimonios.

Esta causa, denominada “Malvinas”, tiene 26 imputados de los cuales cuatro ya se encuentran procesados. Se tramita en el Juzgado Federal de Río Grande, provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

 

 


 

Seguimos receptando denuncias por Maltrato Laboral en la EPEC

 

 

“La violencia laboral atenta contra los derechos humanos, el trabajo digno y la integridad de las personas. … Esta violencia que se ejerce sobre los trabajadores y trabajadoras afecta gravemente su salud física y mental, su vida laboral y social y, además, repercute en la organización toda”.

 

Desde finales del año 2020, la Secretaria de Derechos Humanos del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba ha recibido numeras comunicaciones y denuncias formuladas por las compañeras y compañeros de trabajo, toda ellas vinculadas con la situación de maltrato laboral, acoso (mobbing) y violencia institucional ejercida desde las más altas esferas de la dirección empresarial (y replicada por el personal jerárquico) sobre los trabajadores de todos y cada uno de los establecimientos que opera la EPEC.

En este marco, es de hacer notar que al día de la fecha se han receptado más de TREINTA (30) testimonios de compañeras y compañeros, quienes con suma valentía han relatado los hechos de violencia padecidos, arrojando luz sobre el obscuro entramado de violencia laboral que viene desplegando la EPEC en contra el personal dependiente que representamos desde esta Entidad Sindical.

No es casual sino causal que en todas las declaraciones receptadas se repitan los mismos nombres y se hayan sindicando como acosadores o mobbers a idénticas personas.

Vale aclarar que, todos los testimonios brindados a la fecha se han recibido con la más absoluta confidencialidad y ninguno de ellos será invocado o utilizado ante la empresa o las autoridades, sin el previo consentimiento expreso de cada compañero o compañera que hayan decidido hablar sobre tan despreciable situación.

Sin perjuicio de la eventual autorización que las compañeras y compañeros puedan conceder, lo cierto es que, cada testimonio por sí mismo brinda un aporte inconmensurable para la investigación que se viene llevando a cabo desde la Secretaría de Derechos Humanos en el marco de la violencia laboral e institucional desplegada por personal jerárquico de la EPEC.

Es por ello que INVITAMOS a todas las compañeras y compañeros que hayan sido, sean o teman ser víctimas de estas acciones contrarias a la dignidad humana, a que denuncien ante la Sec. de DDHH maltratolaboralddhh@gmail.com y aporten su testimonio, coadyuvando de este modo a la recolección de los elementos probatorios necesarios que permitan desarrollar una defensa a la medida a las agresiones sufridas.

 

 

.