EDITORIAL – ES TIEMPO DE PASAR A OTRA FASE DE LA LUCHA

El Consejo Directivo y el Secretariado analizamos diariamente cada una de las distintas decisiones que emanan desde la Empresa. Aquellas resoluciones que afectan el funcionamiento de EPEC las resistimos y motorizan la necesidad de concurrir a los sectores de trabajo para abordarlas y llevar tranquilidad a nuestros compañeros y compañeras.

 

Sostener la atención presencial

En estos momentos nos encontramos en alerta ante las versiones de cierre preventivo de los centros de atención comerciales como consecuencia de un posible retroceso de fase por el incremento de contagios, lo que dejaría sin la atención personalizada y exclusiva a la que tenemos acostumbrados a nuestros verdaderos patrones, los usuarios. Al haber advertido rápidamente esta posibilidad, realizamos consultas a nivel gerencial donde nos aseguraron que no hay ninguna definición en ese sentido. Evidentemente también les preocupa que se vuelva de fase y reconocieron que la atención virtual forma parte de una política promovida por la gerente Comercial, que aplicó durante su paso por Gas del Estado. Pero EPEC no es lo mismo que Gas del Estado. A nuestro entender la virtualidad total no es la mejor solución, hay trámites que deben resolverse presencialmente, entonces la tendencia de esta política emanada de la Gerencia Comercial puede traer aparejado una serie de inconvenientes.

Que quede claro que no estamos en contra de la modalidad virtual, de hecho siempre requerimos capacitación en esta idea de mantener ambas modalidades de atención. El avance tecnológico es bueno, pero no queremos ser excluidos, queremos ser parte y para eso sería oportuno que las organizaciones sindicales y la Empresa discutamos políticas y la contabilidad de EPEC, porque si toda la información es procesada y controlada desde el gobierno a través de mecanismos específicos como el meta 4 en el caso de la liquidación de nuestros salarios, nosotros no vamos a conocer nunca la verdadera situación de la Empresa Provincial de Energía.

 

El 0800 y los regímenes horarios

También nos hicimos eco de la posibilidad de cierre del Centro de Atención Telefónico, por lo que nos comunicamos con la gerencia respectiva que negó esta posibilidad. Lo que se planteó es una modificación en el esquema de trabajo dentro del 0800 en el que se atienden tanto los reclamos técnicos como los comerciales. Estas situaciones las hemos vivido un montón de veces a lo largo de nuestra experiencia sindical. Es inaceptable que se demore la atención de un reclamo técnico de urgencia para tomar un trámite comercial que tranquilamente se puede resolver en otro momento o en un CAC.

El 0800 cuenta con un sector técnico que de ninguna manera debe tercerizarse, porque se iría contra el funcionamiento de Distribución, de cada una de las guardias y de mantenimiento de redes para evitar que se caiga la calidad de servicio que brindamos.

En este marco, los reclamos técnicos tienen que atenderse las 24 horas de los 365 días del año y para los reclamos comerciales deberá disponerse un horario adecuado. Planteamos que hay que sentarse a discutir con la Empresa los regímenes horarios, es una cuestión de fondo. Cuando la Empresa te traslada de un sector a otro, no te pueden cambiar tu régimen horario si ya venís desarrollando tu función en ese horario, el Convenio es preciso en eso. Es diferente cuando se acepta un cubrimiento de una vacante que conlleva el cambio de semana calendaria a semana no calendaria, pero como no existe el diálogo si no la imposición, quienes terminan complicados son los compañeros que no pueden hacer turno porque tienen que cuidar a sus hijos o por alguna otra razón y la Empresa los obliga a hacer turno. En cambio hay compañeros que sí quieren hacer turno y no les permiten. Entonces creemos conveniente dialogar para que no se impongan criterios que dificultan el trabajo.

 

Central Deán Funes: preservar el patrimonio de EPEC 

A raíz de una publicación en Comercio y Justicia que tiene que ver con la Central Deán Funes, difundimos un comunicado de prensa y realizamos las presentaciones que corresponden, incluso solicitamos una reunión con el intendente de la ciudad de Córdoba para verificar la veracidad de una iniciativa surgida de la misma Empresa y de compañeros nuestros del Coloquio de IDEA, para estudiar qué es lo que se puede hacer con la turbina a vapor de la Deán Funes que nosotros la llamamos “la vieja colorada”. Sabemos que existe una licitación ya con los pliegos aprobados, para ampliar la estación transformadora, cuyo costo podría reducirse si la Empresa entendiera que se puede hacer con recursos humanos propios, con los compañeros de Centrales y Estaciones. Lo que en realidad es necesario es una repotenciación de la ET y lamentablemente en eso no se focalizan porque tal vez haya detrás de cada sobreprecio algún negocio particular.

Con respecto a los sectores colindantes dentro del predio, desde las distintas gerencias -porque unos pertenecen a Transmisión, otros a Comercial, otros a Distribución- se plantea que lo que se proyecta es pura y exclusivamente la repotenciación de la Estación Transformadora Oeste, no obstante venimos teniendo conversaciones con los centros vecinales de la zona donde se encuentra la central y nos describieron la experiencia nefasta que fue para Alberdi y Villa Páez el emprendimiento inmobiliario llevado adelante cuando se cerró la Cervecería Córdoba. Sabemos que los vecinos están trabajando con algunas organizaciones sociales en la reconstrucción de los “caminos del Cordobazo“, donde la Central Deán Funes tiene un lugar en esa historia, por lo que estamos comprometidos en defender el patrimonio provincial y tratar de impedir como corresponde cualquier tipo de negocio inmobiliario que no impacte positivamente en los sectores más desprotegidos de la sociedad. Es en lo que estamos trabajando fuertemente.

En este marco, hay una resolución conjunta con el Cuerpo General de Delegados para reforzar lo que es el plan de lucha en defensa de la EPEC estatal, integrada, cordobesa y pública, intensificando las visitas a los sectores de trabajo y potenciando la unidad y la comunicación entre todos para conocer cómo están funcionando los sectores operativos de nuestra querida Empresa, cuáles son sus necesidades y de esa manera generar propuestas concretas.

Diseñar políticas inadecuadas por el desconocimiento de nuestra actividad, puede conducir al desprestigio y desjerarquización de nuestro trabajo. Hablan de reducir costos, pero tratan de tercerizar y como sabemos, si se terceriza un laburo para el que se le paga a un trabajador de EPEC, se está haciendo un doble desembolso. Esto es un ejemplo de lo que sucede en parte de la Central Deán Funes, también pasa en Medidores y Conexiones, en Toma Estados y en Pérdidas no Técnicas donde se pretende modificar un acta firmada oportunamente por la Organización Sindical, que se extendió a los otros gremios lucifuercistas, que hoy está siendo observada por la Empresa en un supuesto análisis de costos. Se han incrementado los costos en todos los sectores importantes tercerizados, sin tomar en cuenta la PAV, los gastos innecesarios o los posibles negocios inmobiliarios, adjudicando o direccionando las licitaciones a grupos empresarios muy cuestionados, por lo que estamos intentando recabar esa información para que se investigue si se están respetando los controles establecidos en las leyes contables vigentes. No puede haber tanta impunidad.

¿Por qué aumentan los costos? Por las decisiones empresariales, no por nuestro Convenio plenamente vigente.

 

Ingresos

Hay un faltante importante de trabajadores en toda EPEC y donde más gravita es en la Zona E específicamente. Esto motivó al tomarse conocimiento de ingresos por concurso (el porcentaje que le corresponde al gobierno), que exigiéramos el cumplimiento de los ingresos por Bolsa de Trabajo que es un derecho adquirido y estipulado en el Convenio Colectivo de Trabajo. Si por parte del gobierno ingresan el 50%, también tiene que ingresar el mismo porcentaje por Bolsa de Trabajo. Indudablemente deben priorizarse las sustituciones por artículo 4° porque no es un ingreso propiamente dicho, si no una sustitución de un compañero fallecido en actividad por un hijo, hija, esposa, esposo.

 

Los logros de la fortaleza del Gremio

Con la gestión sindical y la fortaleza del Gremio, estamos cobrando la Bonificación Anual por Eficiencia y hemos resuelto la pauta salarial 2021 que la revisaremos permanentemente.

Continuamos estructurando una estrategia de lucha en la que se involucren todos y cada uno de los compañeros y compañeras, tanto los que trabajan presencialmente como los que están dispensados. Es la herramienta fundamental de defensa de la Empresa Provincial de Energía.

Con la PAV se ha generado un desastre en el aspecto funcional, muchos compañeros que adhirieron se están dando cuenta cómo van a ir perdiendo algunos artículos del Convenio a medida que se vayan dando los aumentos salariales, esto lo veníamos advirtiendo. Hay compañeros que recién empiezan a notar que todo lo que brilla no es oro. La PAV ya no les resulta atractiva, preocupa, no sólo porque ya no estás alcanzado por el Convenio, sino también porque identifica un perjuicio para el sistema previsional provincial, y hoy en la Caja de Jubilaciones hay situaciones que hacen a que se reconozca también la resistencia del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. En el sistema previsional tenes una columna que identifica a los trabajadores lucifuercistas de Córdoba, específicamente con Convenio y así se refleja, no así en las columnas identificatorias del Sindicato Regional, del Sindicato de Río Cuarto y de APSE. Dicho esto, es hora de pasar a una nueva fase de nuestra lucha.

 

Pasar a la ofensiva

Es tiempo de pasar a la ofensiva, con la satisfacción de haber impedido la eliminación de nuestro Convenio, de haber respondido a los reclamos de los trabajadores para el cubrimiento de cargos, se están cubriendo los cargos cada vez que un compañero decide exigir sí o sí su propio derecho que defendemos como Organización Sindical colectivamente y también acompañando el reclamo individual de las compañeras y compañeros primero en la Empresa, después en el Ministerio de Trabajo y también en la Justicia.

La política de la Gerencia de RRHH ha acumulado juicios laborales, transformándose en una usina generadora de demandas producto de posturas arbitrarias que con el diálogo se hubieran evitado, con el diálogo y el respeto del Convenio.

Pero también estamos trabajando en denuncias por las trabas al desarrollo de la función sindical. Seguiremos actualizando las presentaciones en los juzgados federales y provinciales por el incumplimiento de nuestros derechos convencionales, con la expectativa de que la Justicia dé las respuestas necesarias ante tantos inconvenientes en EPEC.

Es una año en el que tenemos que pasar a la ofensiva para levantar la Empresa; ojalá consigamos el diálogo que se necesita y si no hay, indudablemente que adoptaremos las medidas que debamos adoptar para tratar de recuperar el funcionamiento estratégico, poner fin a las tercerizaciones, lograr sí o sí el ingreso de personal que es demasiado necesario.

Luz y Fuerza siempre privilegiará el diálogo, pero de no ser así están los planes de lucha para ser escuchados en la Empresa, en el ministerio del que depende nuestra actividad, en el Ejecutivo y en la sociedad que tiene que saber hacia dónde pretenden llevar a EPEC quienes la conducen.

Como Consejo Directivo hemos hablado de focalizar la unidad aunque haya diferencias de conceptos con las distintas organizaciones sindicales, por eso insistimos en una unidad consolidada del Movimiento Obrero. Cada estructura sindical que tiene un conflicto debe ser acompañada, llevar esa bandera para que entre todos unidos nos defendamos de las políticas que tanto nos ha lastimado en los últimos tiempos.

 

Gabriel Suárez

Secretario General

 

 

.