EDITORIAL

Las respuestas empiezan a llegar, ante la Justicia de nuestra lucha

Vamos por buen camino

 

Es importante difundir, esclarecer y defender esta aceptación por parte de la OIT a la denuncia que ha hecho Luz y Fuerza de Córdoba con el acompañamiento del compañero Gerardo Martínez, Secretario de Relaciones Internacionales de la CGT Nacional, quien es el representante específicamente ante la OIT.

 

La respuesta de la OIT: los pasos que fuimos dando, frente a los ataques del Gobierno de la provincia 

La cuestión de la denuncia ante la OIT y su respuesta es muy importante, si ustedes observan, distintos medios de prensa han levantado esta comunicación porque no es una cuestión común, es una cuestión novedosa y hay que fortalecerla y mantenerla. Nosotros los trabajadores lucifuercistas debemos ser los primeros en estar claros respecto de qué es lo que nos han reconocido ante el planteamiento que hiciéramos como organización sindical. Dejamos aclarado también que con anterioridad, cuando empezó el conflicto, hizo una presentación el Dr. Ackerman, a través de una idea del sindicato de Río Cuarto, conjuntamente con lo que habíamos observado nosotros, en ese momento estábamos todos juntos -nosotros no habíamos firmado ni firmamos nunca nada, no puedo decir lo mismo de los otros gremios- pero en esa instancia estábamos todos con que la pelea había que darla; a nivel  nacional estaba el gobierno de Macri y el Ministerio de Trabajo era una secretaría a cargo de Triaca y después de Dante Sica. Se hicieron distintos tipos de presentaciones, indudablemente que en el Gobierno de Macri, estas cuestiones no se movieron, y si se movieron tenían más o menos el mismo correlato de favorecer las decisiones de los gobiernos provinciales, que en el caso de Córdoba, tenía la intención de la venta de la Empresa Provincial de Energía o de los posibles negocios energéticos.

 

Fueron por el Convenio por que querían entregar la EPEC: el proyecto de marco regulatorio y la leyes de la Unicameral

El Gobierno de Macri conjuntamente con el Gobierno de la provincia de Córdoba, trabajaron en el 2018 rápidamente para tratar de consagrar la venta de la EPEC. Se presentó, no hay que olvidarse, el Marco Eléctrico Provincial, y esto generó las movilizaciones nuestras y en el medio de esto, denunciaron el Convenio, aprobando esas leyes bochornosas en la Unicameral. Nosotros siempre dijimos que estas son leyes de inferior jerarquía y no tienen bajo ningún punto de vista la potestad para modificar leyes nacionales, porque los convenios de ultraactividad, en el marco de la ley 14.250, se sostienen a través de la defensa del mismo en esa estructura a nivel nacional, por lo que la Legislatura de Córdoba bajo ningún punto de vista tiene jerarquía, legitimidad y legalidad para haber hecho todo lo que hizo referido a distintas leyes que modificaron artículos del Convenio.

 

Defendimos el Convenio en el Ministerio de Trabajo de la Nación, sin firmar nada que modificara ningún artículo del Convenio Colectivo de Trabajo, que hoy tiene plena vigencia 

Sabíamos que tarde o temprano, en el nivel nacional o en el internacional, íbamos a empezar a tener respuestas. En su momento, en 2018, nosotros decíamos, vamos a poner la cabeza dentro de la boca del león, porque sabíamos que la discusión a nivel nacional iba a ser compleja, pero teníamos que dar el debate ahí, porque es en el único estamento donde se aceptan los planteamientos de las organizaciones sindicales que tienen convenios de ultraactividad, como el nuestro. Siempre manifestábamos que si aceptábamos modificar algo en el Ministerio de Trabajo de Córdoba, con la famosa ley Sapia, nosotros mismos hubiéramos incurrido en un gran error, pero nunca íbamos a acordar la modificación de artículos del Convenio, como es lo que pasó con los otros gremios.

 

Cambio de gobierno nacional

Por eso después se modificó alguna cuestión en las metodologías, cuando Luz y Fuerza Córdoba siguió peleando todo en la órbita nacional. Cambió el gobierno y se recuperó el Ministerio de Trabajo, apareció Claudio Moroni y las discusiones se fueron enmarcando en otro tipo de realidades. Por eso la Empresa muy astutamente qué es lo que logró, romper la negociación colectiva, por eso cuando discutíamos salario, a nosotros se nos demoraba un par de días, pero nosotros seguimos reclamando como hoy el 10% porque los otros gremios ya habían tenido una acordada de menor jerarquía con acuerdos suscriptos entre esos sindicatos y EPEC mientras nosotros la pelea la dimos en el marco del Ministerio de Trabajo de la Nación y no firmamos ningún tipo de acuerdo por un tiempo, ni  reducción de conquistas, nada, le dimos la pelea y creo que eso fue una decisión política de nuestra Organización Sindical que tuvo el resultado que todos esperamos, y podemos decir que el Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba mantiene el Convenio Colectivo de Trabajo porque no firmó ni acordó nada a la baja y tampoco permitió la eliminación de artículos del CCT ni por un tiempo determinado ni por nada, nunca lo haríamos.

Esa es la decisión que tenemos nosotros como organización sindical y que se va a respetar de por vida porque es nuestra historia, nuestra forma de ser y cuando nos quedamos solos, también seguimos peleando solos, no hubo problema. Pero sí reconocemos que cuando estábamos los tres gremios juntos, hubo algunas ideas en conjunto y bueno, después estas ideas se fueron eliminando, otras se llevaron a cabo, como la del Dr. Ackerman. Hemos observado contradicciones gremiales, por un lado se reclama y por otro se acepta lo que después quieren que no les toquen, cuando hay actas firmadas que dicen lo contrario.

 

El reclamo en la OIT, que responde cuando aparece otro trasnochado queriendo denunciar el Convenio

Esta cuestión es lo que determinó que Luz y Fuerza Córdoba terminara generando su propio reclamo, y ahora tiene más actualización que nunca este reclamo con la aparición del legislador Cossar, utilizando el mismo mecanismo, incorporando la misma idea que se denuncie el Convenio: parece que no sabe que el Convenio ya fue denunciado, y que no se puede estar denunciando a cada rato los convenios colectivos de trabajo, pero bueno, tendrá que estudiar y aprender un poco más.

La semana pasada aparece una notificación de la OIT, comunicada al Secretario General, de parte de Karen Curtis, Jefa del Servicio de Libertad Sindical del Departamento de Normas Internacionales del Trabajo de la OIT, donde se notifica a nuestra Organización Sindical haciendo lugar al reclamo que habíamos interpuesto oportunamente en el mes de abril, donde planteamos la necesidad de que se activara, porque ya veíamos que venían de nuevo no tan sólo con el impedimento del desarrollo de la actividad sindical, sino que se traían algo entre manos. Puede haber sido o no lo de Cossar, puede llegar haber sido o no que Cossar sea el “Bodega” del gobernador Schiaretti, como lo fue oportunamente Bodega el senador que llevó un proyecto del Gobierno de De la Sota.  Ante la duda, surgen las cuestiones de la defensa y creo que eso es lo que nos permitió también que se activaran rápidamente los contactos que se tienen y que desde la CGT, desde los distintos sectores gremiales, del sector del moyanismo, del sector de la CTA, todo en conjunto apurando la presentación que se hizo en la OIT para que nos dieran la respuesta que llegó, que nos hagan lugar al reclamo que presentamos.

 

Cuando la OIT acepta una denuncia no lo hace por formalidad, lo hace porque acepta los argumentos presentados

Esto del reclamo que presentamos tienen mucho que ver con las leyes bochornosas  que le dieron lamentablemente lugar a la violación del Convenio, y no podemos permitir que lo vuelvan a instrumentar y eso es lo que hicimos de alguna manera, incorporando a las distintas actividades del plan de lucha, el esclarecimiento y mucho más defender la posición de la OIT ante el reclamo que hizo el Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. Es importante tener en claro esto, porque hace también a que se mantenga, como les decía, hay algunos medios que lo levantaron y lo mantienen, y otros que lo mandaron a callar. Esto sabemos que es así porque desde la Secretaría de Prensa se envió a todos los medios, sin excepción, para que se tomara conocimiento, otros no quieren ni siquiera hablar de esto, porque saben que es un tema netamente política que va a traer la consecuencia de que alguien se haga responsable de todas las cosas mal hechas que se llevaron a cabo producto de la decisión política del Gobierno de la provincia de Córdoba. Por eso terminó esto con la notificación de la OIT al presidente de los argentinos, Alberto Fernández, para que tome conocimiento de que en una ciudad como Córdoba, se violó a través de leyes de inferior rango un Convenio de ultraactividad, sostenido en el Congreso de la Nación, con leyes acordadas a nivel internacional, en defensa de los derechos de los trabajadores, específicamente la libertad sindical y lo que es la negociación colectiva, que estos son parámetros fundamentales que nunca los trabajadores deben abandonar, al contrario, hay que hacerlos respetar y esto nos daría mucha tranquilidad en la situación de que han aceptado nuestros planteamientos. Cuando sucedió lo mismo con el artículo 77 allá cuando el presidente era Duhalde y la ministra de Trabajo de la Nación, Camaño. Nosotros les dijimos que íbamos a ir hasta la OIT si no corregían ese error. El presidente Duhalde tuvo la decisión política de decir no, garantizó la plena vigencia el Convenio y no hizo falta ningún otro tipo de denuncia, instrumentó un mecanismo que ordenó a la ministra de Trabajo Camaño en ese entonces para que reconociera la plena vigencia de nuestro Convenio Colectivo de Trabajo 165/75.

Estas cuestiones político-gremiales hay que mantenerlas, hay que esclarecerlas y hay que saberlas sostener. Por qué yo les dejo esta inquietud si algunos medios la levantan y otros no, cuando la notificación les llegó a todos los medios. ¿Será que molesta que esto haya tomado estado público? Ahora veremos que no son tiempos cortos para la pelea en virtud de lo que ahora ha dicho la OIT. Pero vamos por buen camino y hay que seguir fuertemente defendiendo la EPEC Estatal, Integrada, Cordobesa y Pública, el Convenio Colectivo de Trabajo y una vez que salgamos de la situación de esta nueva modalidad de restricción que tenemos en la provincia, cuando volvamos de nuevo a tener posibilidades como lo hemos venido haciendo, automáticamente retomaremos el plan de lucha. Pero hay que saber en dónde estamos, porque hay que analizar desde el primer punto de partida que siempre tuvimos razón y que nunca traicionamos nuestros principios. Dijimos: peleamos, no entregamos y en el nivel que sea, nacional, internacional, defenderemos nuestro Convenio y no firmamos ningún acuerdo a la baja y por eso en muchos casos nos castigaron desde las políticas empresarias por tener esa convicción.

No se acepta que un gremio combativo contagie la intención de la resistencia al resto, entonces se lo quiere identificar como el mal ejemplo. Por eso este Eléctrum es muy particular, en base a que lean, miren todas las cosas que hemos hecho, donde estamos con una posibilidad real de que en juicio, en una decisión política nacional, en un reconocimiento de la equivocación del Gobierno de la provincia de Córdoba, podemos volver a recuperar todo aquello que nos vinieron pellizcando, como decimos nosotros, porque el Convenio nuestro es el que se mantiene, es el que tiene hoy una definición de identificación en el sistema previsional, que no sucede con las otras organizaciones sindicales hermanas. Pero no es menos cierto que todo lo que se logre por la defensa del Convenio va a terminar favoreciendo a todos y eso es lo que queremos dejar en claro.

Nosotros tenemos la voluntad de seguir peleando por los derechos de los trabajadores, la clase a la cual pertenecemos.

 

Gabriel Suárez

Secretario General

 

 

.